¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Cirugía POSE

Balón Intragástrico

En que Consiste

El Balón intragástrico (BIG) es un método para el tratamiento de la obesidad, no quirúrgico y no farmacológico, que produce una pérdida de peso de unos 15-20 Kg. en solo 6 meses, y está destinado a cualquier tipo de obesidad. El programa BIG consiste en la inserción en el estómago, mediante endoscopia, de un globo blando, suave y expansible de silicona, siempre bajo sedación, para evitar molestias innecesarias, y que se rellena de suero fisiológico estéril. El balón ocupa parcialmente el estómago y los pacientes tienen la sensación de estar "llenos", es decir, aumenta la sensación de saciedad. Posteriormente se extrae también por endoscopia puncionando el balón y aspirando el suero. Como es lógico, la introducción del balón ha de complementarse con la instauración de una dieta adecuada. El programa BIG puede ayudar a corregir hábitos dietéticos incorrectos.

Un equipo constituido por médicos, nutricionistas, psicólogos y preparadores físicos hará un control exhaustivo del paciente mientras dure el tratamiento. Además, el control durante el proceso consistirá en reeducar al paciente obeso en sus hábitos físicos y alimenticios. Este aprendizaje ayudara al individuo a mantener o, inclusive, perseverar en la pérdida de peso, una vez retirado el balón intragástrico. Finalizado el tratamiento se mantendrá un control periódico.

Como se Coloca

El balón se introduce en el estómago a través de la boca sin necesidad de cirugía. El médico endoscopista y especialista en aparato digestivo, utiliza un examen inicial del estómago a través de un gastroscopio y si no observa ninguna anormalidad procede a la colocación del balón a través de la boca y esófago hasta llegar al estómago. Una vez en el estómago se llena con una solución salina estéril (entre 500 y 700 cc), de tal manera que el balón será ya demasiado grande para pasar al intestino y flotará libremente dentro del estómago. El tiempo invertido en colocar el balón varía, pero habitualmente es entre 20 y 30 minutos. Tras este tiempo, el médico controlará que el dispositivo está bien colocado, permitiéndole al cabo de unas horas regresar a casa.

Por consenso entre los fabricantes y los especialistas, el balón deberá permanecer un máximo de 6 meses en el estómago, tiempo tras el cual será retirado. La retirada del balón será de la misma manera en que fue colocado, es decir, a través del esófago y la boca por un médico especialista en aparato digestivo, por medio de gastroscopia.

Indicación (¿Quien puede Beneficiarse?)

La colocación del BIG puede ser útil en los pacientes con obesidad en cualquiera de sus formas, especialmente en pacientes con Índice de Masa Corporal mayor de 30-35, lo que suele suponer en un adulto un sobrepeso de 20-25 kg. El paciente puede llegar a perder 1Kg de peso a la semana, aunque existe una enorme variabilidad interindividual. Una vez retirado el dispositivo, si el paciente no corrige sus hábitos dietéticos, puede recuperar su peso inicial a gran velocidad.

De todas formas, el balón intragástrico sólo ha de usarse como tratamiento de la obesidad en aquellos pacientes en los que hayan fracasado otros tratamientos como la dieta, el ejercicio físico, etc.

Contraindicaciones

En general, no deberá colocarse este dispositivo en los pacientes que presenten algunas de las siguientes condiciones:

  • Trastornos hormonales que provocan obesidad (TSH, cortisol, gastrina, insulina, glucosa, perfil lipídico)
  • Embarazo o deseo de embarazo
  • Alcoholismo o drogadicción
  • Hernia hiatal de más de 3 cm
  • Esofagitis C o D
  • Úlcera gastroduodenal
  • Varices esofágicas
  • Telangiectasias
  • Cirugía abdominal previa
  • Negativa a cirugía, que puede ser necesaria
  • Pacientes que no pueden colaborar durante la endoscopia
  • Anticoagulantes o AINES

Ventajas respecto a Dietas o Fármacos

  • Usted tendrá una sensación de saciedad.
  • Perderá más peso que con otros programas.
  • Tendrá nuestro apoyo durante los 6 meses del implante y 6 meses posteriores.
  • Aprenderá a alimentarse para mantener la pérdida de peso.

Por qué permite Adelgazar

El balón intragástrico permite perder peso ya que, al aumentar la sensación de saciedad, disminuye la ingesta calórica. No obstante, el éxito del programa depende de la corrección de los hábitos dietéticos que han conducido al sobrepeso. Especialmente importante es que, después de la retirada del balón, se conserven estas "buenas costumbres" adquiridas durante los 6 meses que mantendrá el balón.

Efectos Desagradables

Es muy frecuente que el paciente, especialmente en los primeros días tras la colocación del BIG, presente náuseas y vómitos importantes, que pueden precisar de la administración de fármacos antieméticos. Es extraordinariamente raro tener que retirar prematuramente el balón como consecuencia de estos efectos desagradables.

Tras dos o tres días, en los que el paciente deberá de tomar únicamente alimentos líquidos, el estómago se adapta a la presencia del balón y desparecen prácticamente la totalidad de estos síntomas.

Riesgos

Como en todos los procedimientos médicos existe el riesgo de reacciones imprevistas, desconocidas y adversas a los medicamentos utilizados y a la clase de procedimientos implicados. Esto puede variar según las personas.

El balón intragástrico está fabricado con una silicona especial, ácido-resistente. Si el balón se desinflara antes del momento programado, el colorante que lleva en su interior (azul de metileno), provocaría un cambio en la coloración de la orina. Ante esta situación debe ponerse en contacto inmediatamente con su médico.

Existe un riesgo mínimo de úlceras, hemorragias, dolores o perforaciones gástricas, que aunque raras, pueden requerir intervenciones (incluso quirúrgicas) con urgencia.

En resumen, las complicaciones que pueden ocurrir en relación con la inserción del balón intragástrico serán las siguientes:

  • Problemas relacionados estrictamente con la colocación o la retirada, con lesiones esofágicas o gástricas.
  • Molestias provocadas por el propio balón (náuseas y vómitos, dolor, etc.)
  • Lesiones de la mucosa gástrica provocadas por el balón (gastritis, úlceras)
  • Rotura del balón o vaciamiento espontáneo. El riesgo aumenta de forma significativa si el balón permanece más de los 6 meses que se le indican. En caso de ocurrir esta complicación, usted podrá darse cuenta porque la orina se torna de color azul. En ese caso, el balón habrá de retirarse inmediatamente, puesto que la progresión del mismo al intestino puede provocar una obstrucción (más probable si usted ya ha sido operado), que requiera solución quirúrgica.

Nuestro Programa de Balón Intragástrico

En primer lugar será usted valorado por nuestros especialistas en Aparato Digestivo, con el fin de descartar patologías o problemas que contraindiquen el procedimiento. Esta consulta será totalmente gratuita. Se le entregará toda la información que precisa y se le aclararán las dudas que puedan plantearse en este momento.

Después de esta primera consulta, los pasos a seguir serán los siguientes:

  1. Inicialmente el paciente con obesidad debe ser valorado por nuestro equipo de psicólogos, que le ayudará a descifrar sus trastornos alimentarios. Tras esta valoración psicológica se emitirá un informe, en el que se indicará la idoneidad para continuar con el proceso.
  2. Posteriormente, será valorado por el endocrinólogo, que descartará patologías endocrino-metabólicas que podrían justificar la obesidad.
  3. Finalmente, y antes de proceder a la colocación del balón intragástrico, será valorado por nuestros especialistas en Nutrición. Se le recomendarán las pautas dietéticas que debe seguir durante todo el proceso así como los ajustes en la dieta que debe realizar después de ser retirado el dispositivo, para asegurar los resultados a largo plazo del programa.

Si después de todas las valoraciones previas se considera que usted se beneficiaría de la colocación del balón intragástrico, se realizará las siguientes pruebas:

  1. Electrocardiograma y examen físico (tensión arterial, constantes vitales)
  2. Radiología de tórax
  3. Análisis con estudio de coagulación
  4. Valoración por nuestro equipo de Anestesia.
  5. Si la valoración anestésica no establece ninguna contraindicación para la práctica de la sedación, se fijará día y hora para la colocación del dispositivo. Se le entregarán los consentimientos informados tanto para la sedación, como para el acto endoscópico y la colocación del balón.
  6. El día y la hora indicados se procederá a la colocación del balón, bajo sedación, en nuestro quirófano de endoscopia.
  7. Permanecerá bajo vigilancia intensiva en las horas posteriores a la sedación; tras este período, podrá abandonar el hospital, aunque nuestra recomendación es que permanezca ingresado durante las primeras 24 horas para, de este modo, poder supervisar las primeras comidas (siempre con dieta líquida) que realizará tras la implantación del balón.
  8. Una vez abandone el hospital, tendrá a su disposición durante las 24 horas nuestro servicio de Urgencias para atenderle en caso de que sea preciso.
  9. En los seis meses que transcurrirán hasta la retirada del balón, que se realizará también en quirófano y bajo sedación por anestesia, será seguido por nuestros especialistas en Nutrición, que supervisarán su dieta y vigilarán la pérdida de peso que ha de experimentar.