La endoscopia digestiva consiste en la introducción de un videoendoscopio a través de los orificios naturales (boca o ano) que comunican el tubo digestivo con el exterior y, de esta forma, realizar una minuciosa exploración de la mucosa de las diversas partes del tubo digestivo. Además, la endoscopia nos permite tomar biopsias cuando son necesarias y, en la actualidad, realizar el tratamiento más adecuado para muchas de las dolencias digestivas.

En nuestra unidad la totalidad de las exploraciones endoscópicas se realizan bajo sedación, para evitar las molestias que podrían provocar a los pacientes. En la mayoría de los casos la sedación la realiza el endoscopista y la enfermera especializada, pero en el caso de procedimientos endoscópicos complejos o en pacientes con cierto riesgo anestésico, la sedación la realiza nuestro equipo de anestesia.

La gastroscopia consiste en la introducción de un endoscopio a través de la boca y nos permite el estudio del esófago, el estómago y el duodeno. De esta manera se pueden estudiar la mayor parte de las enfermedades de estos órganos, realizar la toma de muestras de biopsia necesarias para la confirmación de muchos de los diagnósticos y, en algunos casos, realizar el tratamiento de ciertas patologías (tratamiento de lesiones sangrantes, extirpación de lesiones neoplásicas, dilatación de estenosis en el tubo digestivo, etc.). La utilización complementaria de técnicas de cromoendoscopia (con uso de colorantes vitales o cromoendoscopia virtual) facilita el diagnóstico endoscópico avanzado de las patologías esófago-gastro-duodenales.

Mediante la introducción de un colonoscopio a través del ano, estudiaremos la patología del área ano rectal, del colon y la parte final del intestino delgado. En la mayor parte de los casos la terapéutica endoscópica, en caso de ser necesaria, se realiza en el mismo acto endoscópico (tratamiento de lesiones sangrantes, extirpación de pólipos, etc) evitando así la molestia de tener que repetir la exploración. Sólo en el caso de detectarse lesiones complejas que requieren de tratamiento especializado se difiere dicho tratamiento. La utilización complementaria de técnicas de cromoendoscopia (con uso de colorantes vitales o cromoendoscopia virtual) facilita el diagnóstico endoscópico avanzado de las patologías colorrectales.

Para el estudio de la patología del intestino delgado son necesarias técnicas endoscópicas específicas de las que disponemos en nuestra clínica. Hay que tener en cuenta que el intestino delgado es un órgano de gran longitud (unos 8 metros), por lo que Es imposible su estudio mediante técnicas endoscópicas convencionales.

Enteroscopia con cápsula endoscópica

Consiste en el estudio del intestino delgado a través de un vídeo elaborado con los miles de instantáneas fotográficas que es capaz de tomar la microcámara insertada en una cápsula que el paciente deglute previamente. Las imágenes tomadas son transmitidas a un holter que el paciente lleva colocado en un cinturón. Una vez finalizado el estudio las imágenes son descargadas en la estación de trabajo y examinadas por el médico especialista. La enteroscopia con cápsula endoscópica es el primer estudio que realizaremos siempre para el estudio del intestino delgado. En caso de identificarse lesiones relevantes puede ser necesario realizar a continuación una enteroscopia para la toma de biopsias, el marcaje de las lesiones que han de ser operadas, o su tratamiento endoscópico cuando es posible.

Enteroscopia

es el estudio endoscópico del intestino delgado, realizada con un endoscopio especial y la asistencia de algunos instrumentos diseñados para permitir el avance del endoscopio en el intestino delgado. El abordaje puede realizarse introduciendo el endoscopio por la boca (anterógrada) o por el ano (retrógrada). con un abordaje combinado puede llegar a estudiarse la totalidad del intestino delgado (los 7-8 metros). Para lograr una exploración lo más amplia posible solemos utilizar sobretubos que llevan incorporado un sistema de balón (enteroscopia de monobalón o de doble balón). Instrumentos permiten fijar y rectificar el intestino delgado sobre el endoscopio, y de esta manera lograr una inserción lo más profunda posible. A través del canal de trabajo del enteroscopio podemos introducir instrumentos que nos permiten tomar biopsias, coagular lesiones sangrantes, o extirpar lesiones polipoides.

La ecoendoscopia (ultrasonografía endoscópica) digestiva es una técnica que combina la imagen endoscópica y ecográfica. Gracias a ella podemos obtener imágenes ecográficas con la sonda introducida dentro del organismo del paciente. Es la técnica de elección para el estudio de las lesiones subepiteliales digestivas así como para la estadificación de los tumores del tubo digestivo. Por otra parte, mediante la ecoendoscopia podemos estudiar todos los órganos que se encuentran situados en la vecindad del tubo digestivo: el mediastino, páncreas, vías biliares, hígado, glándulas suprarrenales, bazo, el espacio retroperitoneal y todos los órganos situados en la pelvis cuando introducimos el ecoendoscopio por vía rectal. Las imágenes obtenidas son superiores a las obtenidas por cualquier TAC o resonancia magnética, dado que se evita la interposición de la grasa abdominal o del gas, enemigos habituales de las exploraciones ecográficas.
Adicionalmente, a través del ecoendoscopio lineal podemos introducir agujas de biopsia que nos permiten tomar muestras con gran precisión y seguridad para el paciente en todos los órganos mencionados. Ello hace de la ecoendoscopia una herramienta indispensable para el estudio de prácticamente todas las enfermedades digestivas, pero en especial las de la vía biliar y el páncreas.
En los últimos años la ecoendoscopia se ha convertido también en un instrumento terapéutico de primer nivel, siendo la vía de elección para el drenaje de colecciones líquidas y abscesos situados en el abdomen y en la pelvis, con especial mención de las colecciones ligadas a la inflamación del páncreas. Además, se han diseñado instrumentos que permiten la realización de la ablación de tumores (páncreas, hígado y otras localizaciones), el acceso a vasos sanguíneos del abdomen, el drenaje de la vía biliar y el páncreas, la realización de derivaciones del tubo digestivo en pacientes con obstrucciones gastroduodenales, etc.
No obstante, la ecoendoscopia es una técnica compleja, muy operador-dependiente y que, por lo tanto, requiere un altísimo grado de superespecialización para su ejecución. INGALED es, desde hace años, uno de los centros de referencia para esta técnica en Galicia.

Esta es una de las técnicas endoscópicas más complejas que se realizan, por el elevado riesgo de complicaciones y la gravedad de las mismas, cuando es realizada por especialistas sin la suficiente formación y experiencia. A través de un endoscopio que se introduce por la boca accedemos al duodeno, más concretamente a la desembocadura de la vía biliar y pancreática en el mismo: la papila de Vater. Una vez canulamos la papila de Vater y nos introducimos en la vía biliar o pancreática, podremos extraer cálculos, dilatar estrecheces en las mismas, colocar prótesis que nos permitan salvar la obstrucción provocada por un tumor, e incluso realizar tratamientos locales sobre algunos de estos tumores. Desde la aparición de la ecoendoscopia apenas hemos de realizar esta exploración con fines diagnósticos, aunque en ocasiones es necesaria la realización de toma de biopsias para el diagnóstico de algunas enfermedades. En los últimos años se han diseñado endoscopios de muy pequeño calibre qué introducimos a través del endoscopio utilizado en la CPRE, y así introducir este endoscopio en el interior de la vía biliar (colangioscopia) o en la vía pancreática (pancreatoscopia), lo que puede ser de gran ayuda en el diagnóstico y en el tratamiento de algunas patologías.

La endoscopia digestiva no es una técnica exclusivamente diagnóstica. A través del endoscopio se pueden introducir instrumentos que nos permiten realizar ciertos gestos terapéuticos. Bajo la denominación de terapéutica endoscópica básica se incluyen todas aquellas técnicas endoscópicas que cualquier especialista en digestivo y endoscopia debe de ser capaz de realizar. Por otra parte, estos actos terapéuticos suelen realizarse, en nuestra unidad, en el mismo instante en el que se realiza la exploración diagnóstica. En este grupo se incluyen:

  • Polipectomía endoscópica gástrica y duodenal: extirpación de lesiones polipoides en el estómago
  • Polipectomía endoscópica de colon: extirpación de pólipos en el colon y recto
  • Tratamiento de lesiones sangrantes mediante técnicas de inyección de sustancias, la aplicación de métodos mecánicos (hemoclips, endolazos) o mediante métodos térmicos (coagulación con gas argón)
  • Ligadura de varices esofágicas con bandas elásticas
  • Dilatación de estenosis en el tubo digestivo con balón hidroneumático o con bujías
  • Extracción de cuerpos extraños en el tubo digestivo
  • Colocación de sondas de nutrición enteral
  • Colocación de sondas de gastrostomía endoscópica percutánea, para la alimentación de pacientes con dificultades en la deglución

Cuando hablamos de técnicas de terapéutica endoscópica avanzada nos referimos a aquellos procedimientos terapéuticos, la mayoría de ellos desarrollados en los últimos años, que han surgido como alternativa al tratamiento quirúrgico con el objetivo de lograr la curación del paciente de la forma menos invasiva posible. Estas técnicas podrían considerarse como técnicas semiquirúrgicas y que, en muchas ocasiones incluimos en el epígrafe de cirugía mínimamente invasiva. Todas estas técnicas requieren de un alto grado de superespecialización, que sólo se logra tras un intenso entrenamiento. Las técnicas disponibles en la Unidad de Endoscopia Avanzada de INGALED son las siguientes:

  • Resección Endoscópica Mucosa de lesiones neoplásicas esofágicas y gástricas asistida con bandas
  • Resección Endoscópica Mucosa de lesiones esofágicas y gástricas asistida con capuchón
  • Resección Endoscópica Mucosa de lesiones colorrectales
  • Ablación endoscópica con radiofrecuencia del esófago de Barrett
  • Colocación de prótesis esofágicas gastroduodenales y colónicas en pacientes con obstrucciones malignas y benignas
  • Terapéutica incisional en el tratamiento de estenosis el tubo digestivo postquirúrgicas
  • Tratamiento endoscópico del divertículo de Zenker: diverticulectomía de Zenker
  • Tratamiento endoscópico de la acalasia esofágica: dilatación con balón hidroneumático
  • Miotomía endoscópica peroral (POEM) para el tratamiento de la acalasia esofágica
  • Disección endoscópica submucosa, para el tratamiento de neoplasias esofágicas gástricas y colorrectales
  • Técnicas de Resección Endoscópica Transmural, para el tratamiento de lesiones neoplásicas del tubo digestivo en las que se requiere la extirpación de toda la pared del mismo
  • Extirpación endoscópica de tumores submucosos digestivos, mediante diversas técnicas de endoscopia submucosa
  • Tratamiento endoscópico de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) mediante técnicas de funduplicatura endoscópica (MUSE) o la técnica de mucosectomía anti reflujo (ARMS)
  • Técnicas de endoscopia bariátrica para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso. En este grupo de técnicas se incluyen la manga gástrica endoscópica (método Apollo), la endomanga realizada mediante el método POSE, y la colocación de diferentes tipos de balones intragástricos